Cerrar

Carillón que marca la hora

1743-1748/2010

Ingekinnetbelfort014

La instalación de un enorme reloj en la torre del campanario revistió a las campanas de una nueva y muy importante función, ya que desde entonces ritman la vida en Brujas al hacer sonar cada quince minutos una reconocible melodía. Un cilindro provisto de pequeños pasadores es activado por el reloj. Cada pasador puede, con la ayuda de un sistema de palancas y cables, levantar un martillo que golpea el exterior de una de las campanas. Este sistema sigue siendo, aun actualmente, el corazón del carrillón automático del campanario.

Este conjunto de campanas probablemente estaba conectado a un teclado a principios del siglo XVI. Brujas cuenta, aún hoy, con un campanero que toca varios conciertos cada semana, los cuales desde lo alto de la torre suenan por toda la ciudad.